Translate

martes, 9 de julio de 2013

Authenticity in the Conservation and Management of Cultural Heritage

 Autores:
Arquitecta María Carlota Ibáñez,
Arquitecto Simón Cruz Escalante,
Arquitecta Ileana Vásquez De La Torre,
Antropóloga Patricia Morales M.,
miembros del ICOMOS - Venezuela

Ponencia presentada en San Antonio Texas,
Estados Unidos en marzo de 1996,
en el Simposio Proceedings of The Interamerican Symposium on
Authenticity in the Conservation and Management  of Cultural Heritage
 
HISTORIA Y PRACTICA NACIONAL DE LA CONSERVACIÓN
La formulación y discusión del concepto de AUTENTICIDAD en el caso venezolano, inmediatamente evoca los valores que a través del tiempo han signado la historia del patrimonio cultural y su conservación en nuestro territorio. Por lo tanto se hace necesario una breve referencia de cuáles son las condiciones propias en las cuales debe ser comprendido, formulado y utilizado.
Las diferentes manifestaciones de nuestro patrimonio cultural están caracterizadas por la sencillez de su creación, la armonía con el contexto, la eficacia del funcionamiento y su evolución a través del tiempo.

La eterna búsqueda del progreso ha hecho que muchas veces éste se confunda con la negación del pasado y su herencia, expresada materialmente en los bienes culturales, olvidando que la idea de progreso debe estar sustentada en una síntesis del pasado, como medio para lograr un promisorio futuro. En Venezuela, se puede considerar una constante negar el pasado, sus valores y la posibilidad de integrarlo con cualquier esquema de desarrollo, entendido como una ruptura o superposición forzada, en lo ideológico, político, económico y cultural, eliminando todo vestigio o referencia, y olvidando que progreso y patrimonio son conceptos complementarios y jamás excluyentes.

La experiencia de Venezuela en el quehacer de la conservación y la restauración ha sido especialmente problemática y con características peculiares si se compara con la evolución en otras latitudes.
En un primer período coexisten procesos de intervención sencillos y sensatos, con acciones demoledoras y arbitrarias desde el punto político y profesional, ignorando ambos procesos las disposiciones internacionales vigentes para el momento. Posteriormente ha habido un auge de la actividad, produciéndose anarquía y desorientación por el oportunismo que responde a razones económicas, obteniendo resultados, unas veces carentes de fundamento científico y otros con logros acertados.
Resumiendo lo expuesto tenemos, primero, que aceptar irremediablemente recibir un patrimonio, a veces, altamente modificado, con muy poca accesibilidad a ciertos archivos de la documentación gráfica y fotográfica de dichas intervenciones. Segundo, nos vemos obligados a   realizar lecturas tergiversadas por la "disposición creativa" de los nuevos tipos constructivos y decorativos, enmascarando lo verdadero y original de nuestras modestas y escasas construcciones de valor patrimonial.
Si a esto se suman las dificultades propias de su condición periférica y la consecuente adopción de criterios valorativos que poco favorecen nuestro patrimonio, no es difícil concluir que son muchas las oportunidades perdidas; es así que las acciones deben dirigirse a formular un 'modelo' que permita reconocer nuestra propia y compleja realidad. Son varios los trabajos que se están realizando con ese objetivo, cuestionando y reflexionando sobre algunos conceptos y metodologías surgidos de las discusiones y acuerdos internacionales.
Por lo tanto cualquier formulación del concepto de autenticidad para el caso venezolano debe considerar las especificidades de la evolución histórica de nuestro patrimonio, su diversidad, así como también la situación de la conservación como disciplina específica.
ALGUNAS CATEGORIAS PATRIMONIALES
En la identificación del patrimonio inmueble han tenido mayor peso las edificaciones religiosas; la arquitectura militar con sus diferentes expresiones características; la civil con las obras públicas más definidas; En cambio casi nada se ha hecho por darle la verdadera importancia al patrimonio industrial, siendo las haciendas de café, cacao, caña de azúcar entre otras, uno de los factores productivos de mayor relevancia que tuvo el país al igual que el patrimonio de la primera etapa de producción petrolera.
Otra categoría importantísima son las manifestaciones de nuestras culturas ancestrales, como los asentamientos paratíficos y las viviendas de las diferentes etnias que aún hoy persisten. Por otra parte, tenemos algunos centros históricos y pueblos con su integración al entorno natural, y lo más ampliamente reconocido que son los parques nacionales. Actualmente ha tenido gran auge el interés por el patrimonio moderno con alta representatividad debido a la dinámica del país.
Hoy día, el reciclaje es muy utilizado. Mientras que desde hace algún tiempo el mantenimiento ha sido una preocupación constante, aunque no ha sido la panacea ni el logro fundamental, se ha alcanzado implementar con éxito en algunas oportunidades.
REFLEXIONES PARA LA DISCUSION SOBRE LA AUTENTICIDAD
Sobre la autenticidad de un bien cultural se presentan ciertas interrogantes que tienen que ver con la realidad histórica venezolana en el campo de la conservación. En todo caso, jamás debe perderse de vista que el objetivo de lograr una definición de autenticidad no es otro que el de poder precisar aun mas los elementos y valores que deben ser considerados en la catalogación, rescate y conservación del Patrimonio Cultural.
  
AUTENTICIDAD, ¿un problema ideológico? ¿Qué ocurre cuando la autenticidad se transforma en una búsqueda determinada más por conceptos puristas que por la realidad misma que se presenta en los bienes culturales? ¿La autenticidad es un valor ideológico o un valor cotidiano? ¿puede algo no ser total y legítimamente auténtico pero sin embargo ser la representación real de una sociedad? La autenticidad debe ser un problema teórico en la medida que nos permita comprender hasta que punto debe ser considerada para la valoración, conservación y restauración de un bien cultural, formando parte de un análisis integral.
AUTENTICIDAD, ¿sinónimo de material original y genuino? ¿Qué ocurre si la autenticidad material y constructiva en algunos casos ha sido alterada por la causa que fuera (sismo, inundación, agente humano), pero persiste el bien cultural como sustento real de ciertos valores que se vinculan con la identidad? ¿Cómo debe ser considerada? ¿Qué valor se le asigna? ¿Existe en algún momento el "verdadero" y "genuino" original? Si en nuestro país se dogmatiza el concepto serían muy pocos los bienes "auténticos", ya que lo original ha sido variado en el tiempo.
AUTENTICIDAD, ¿concepto universal? Se debe analizar, discutir y aplicar el concepto de autenticidad, inclusive en cada caso particular, para asegurar que el valor asignado a un bien cultural sea el que objetiva y justamente le corresponde. El concepto de autenticidad es tan particular como circunstancias y ámbitos culturales se presenten.
AUTENTICIDAD, ¿idea estática? Debe considerarse un concepto dinámico, porque involucra factores materiales, tipológicos, ideológicos e históricos. Debe tratar de hacer objetivo un valor que tiene altas dosis de subjetividad, por lo que el dinamismo y la amplitud dependerán de la formación y la información del equipo de profesionales que intervengan en el proceso. Por lo tanto, se puede concluir que la AUTENTICIDAD es un valor dinámico, que debe ser considerado en cada caso particular según una determinada realidad histórica y como parte integral de muchos otros factores que componen el Bien Cultural. Una pregunta que siempre tropezará con dificultades para ser respondida es la que se presenta cuando queremos establecer cuáles son los límites de lo dinámico, lo particular y lo integral en el concepto de AUTENTICIDAD. Como siempre, la discusión debe profundizar en los valores, su subjetividad y la ética profesional.
(Elaborado por los arquitectos María Carlota Ibáñez, Simón Cruz Escalante e Ileana Vásquez De La Torre, y la antropóloga Patricia Morales M., miembros del ICOMOS - Venezuela)

APENDICE

EJEMPLOS PARA LA FORMULACION DE UN CONCEPTO DE AUTENTICIDAD EN VENEZUELA
*Existen dos ejemplos venezolanos declarados Patrimonio de la Humanidad:  
- el conjunto de las poblaciones de Coro y La Vela, en el Estado Falcón ( Noroccidente ), propiciado por su comunidad fundamentalmente, donde intervienen los valores tangibles e intangibles.
- el Parque Nacional Canaima, Estado Bolívar, situado al sureste, es un monumento natural sin discusión alguna por la singularidad de su formación bio-geológica, única en el mundo.
* Las formaciones de culturas ancestrales, ubicadas en el Amazonas, Guayana, también al Sureste del país, son construcciones materiales perecederos quo reflejan su visión cosmogónica. Igualmente las construcciones remotas palafíticas, principalmente situadas al Noroeste, son conjuntos urbanos que se están renovando constantemente por su ubicación y materiales, no obstante su vigencia como patrimonio cultural es absoluta.

 
*Los pequeños poblados que aún guarda la Región Andina en Venezuela se mantienen casi intactos confundidos extraordinariamente con el paisaje natural. En ellos la renovación es un procedimiento normal por el clima, siendo los materiales lo único que cambia, las tradiciones continúan.
*Ciudades como Ciudad Bolívar, al Sur, y Puerto Cabello, en Centro occidente, han pasado y están actualmente pasando por un proceso de transformación debido a las decisiones políticas, con una supuesta amplitud de criterios de intervención que revela en el fondo una falta de rigurosidad en la elaboración del proyecto histórico-arquitectónico-arqueológico.
*Maracaibo, ciudad capital del estado Zulia, zona fronteriza con una dinámica política económica y social muy compleja, presenta tramos de ciudad con vestigios de diferentes épocas que coexisten conformando una unidad peculiar dentro del proceso histórico evolutivo, donde la autenticidad parte de la gente, de su tendencia a la transformación.
Arquitecto María Carlota Ibáñez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.