Translate

sábado, 17 de abril de 2021

18 de abril de 2021: Día Internacional de los Monumentos y Sitios: Pasados complejos: Futuros diversos


Cada año, con motivo del Día Internacional de los Monumentos y Sitios, ICOMOS propone un tema para las celebraciones y actividades organizadas por sus comités, miembros y socios. Este año, 2021 será dedicado al tema “Pasados complejos, Futuros diversos”. El lema representa una oportunidad para resaltar la complejidad, diversidad y contradicciones que han acompasado la preservación del patrimonio cultural venezolano desde tiempos remotos. 

La diversidad del patrimonio cultural venezolano es una realidad, pese a que la valoración que se ha ejercido sobre este, se ha inclinado a través del tiempo a determinado tipo de bienes, dejando al margen muchos otros por categorías, periodos, usuarios. La operatividad práctica de beneficiar a unos bienes por encima de otros, por intereses institucionales, políticos, ideológicos, económicos y socioculturales es algo que estuvo presente desde los primeros reconocimientos practicados sobre el patrimonio venezolano.

El primer rango por valorar es el correspondiente al patrimonio prehispánico, que conforma el patrimonio originario, en sentido étnico, geográfico y cronológico. En el caso venezolano es un patrimonio fundamentalmente inmaterial, aunque tiene numerosas manifestaciones materiales, si bien no de carácter unitario. En el asunto arquitectónico es un patrimonio que lucha por sobrevivir, ante las grandes amenazas impuestas por la transculturación y adaptación de las culturas a la dinámica y prácticas de vida contemporáneas. La riqueza tipológica que poseemos en su mayor parte se encuentra ubicada en paisajes alejados del hábitat cotidiano, donde residen las distintas culturas, por lo que el reconocimiento y empatía hacia ese patrimonio edificado como algo propio y cercano se dificulta. Es visto como algo exótico, pero distante, a pesar de los múltiples valores que posee.

Los grupos indígenas aportaron sistemas constructivos y patrones tipológicos según la ubicación y el paisaje natural del territorio nacional hacia donde se desplazaron y/o asentaron, lo cual constituye uno de sus mayores valores, en tanto conllevan grandes lecciones de sustentabilidad y empatía con el entorno donde se asentaron. Seguidamente se muestran algunos ejemplos.

Uno de los tipos más reconocidos por su singular perfil y naturaleza constructiva son las "Churuatas" que se presenta en diversas variantes tipológicas y constructivas. En la imagen se puede apreciar la Churuata Piaroa, de planta circular y cubierta de palma desde su remate terminal hasta el suelo; esta vivienda colectiva es muy reconocida por los estudiosos de la arquitectura vernácula de las etnias aborígenes. Se ubica al sur del país, en el estado Amazonas (Figura 1).

Figura 1: Churuata Piaroa. Fuente: Portal hablemosdeculturas.com (2017).

Otro tipo es el "Shabono" de la etnia Yanomami; es una vivienda colectiva, cuya construcción se da por segmentos, conformando una traza ovalada u oblonga, en torno a un gran espacio interno, que deviene en centro de la vida de la comunidad; también se encuentran al sur del país, en los estados Bolívar y Amazonas (Figura 2).

Figura 2: Shabono Yanomami. Fuente: Reprodução/ Hutukara Associação Yanomami / Arquivo (s.f.)

Caso interesante es el constituido por el "Palafito", tipo de las viviendas que se concentran en dos zonas distantes de Venezuela. Un núcleo se emplaza en la zona noroccidental del país, en el estado Zulia, de la cual son muy conocidos los conjuntos sobre la Laguna de Sinamaica de los Añú-Paraujanos; estas viviendas son espacios cerrados con cubiertas a dos aguas y pequeñas plataformas de comunicación. (Figura 3). 

Figura 3: Vivienda palafítica de los Añú-Paraujano en la laguna de Sinamaica. Fuente: Geomorfositios zulianos (2017).

El otro núcleo es el formado por los palafitos de la etnia Warao, en el Oriente del país, principalmente en el Estado Delta Amacuro. Estos palafitos son abiertos, conformados por una plataforma, la estructura de soporte y el techo. Cuentan además con pasarelas de comunicación entre ellos y escaleras para acceder desde sus curiaras (Figura 4).


Figura 4: Vivienda palafítica de los Warao en el río Morichal Largo. Fuente: Saavedra Altuve, E. (1999).

Caso aparte es la valoración del patrimonio del periodo colonial. Dentro de este se privilegió primeramente a los bienes eclesiásticos, incluyendo todas las iglesias levantadas en territorio nacional hasta 1830, fecha límite del periodo colonial; con ellas a los inmuebles militares; fortalezas, baterías, cárceles y cuarteles, así como a los bienes asociados con los episodios de la gesta independentista. Entre otros, los lugares de las batallas, las casas natales de los héroes, como la de Bolívar o, los inmuebles que sirvieron de escenario a los sucesos; toma o resistencia de ciudades como el conjunto del Ingenio Bolívar en San Mateo y la inmolación de Ricaurte, fusilamientos como el de Piar en Ciudad Bolívar o, la firma de tratados o armisticios como la Casa de la Capitulación en Maracaibo, también conocida como la Casa de Morales (Figura 5). 

Figura 5: Casa de la Capitulación, Maracaibo. FuenteRjcastillo. (2012).

Sin duda la terna de categorías referida tiene valor, pero dentro de este quedaron al margen del periodo colonial, la mayor parte del patrimonio edilicio civil y doméstico, con la consecuente demolición de viviendas, hospitales, escuelas, entre otras, edificaciones que al igual que las iglesias y fortificaciones formaron parte de las ciudades, integrando precisamente el tejido histórico y la imagen de la ciudad. La destrucción fue dramática, en particular en las grandes capitales de los estados. Además de Caracas, Valencia, Maracaibo, Cumaná o Mérida; ciudades en las que desaparecieron manzanas enteras en pro de la modernización, no siempre para levantar nuevas edificaciones de calidad, que, aunque no justifica la destrucción, al menos hubiese podido dar lugar a la formación de otros bienes de valor en las fases sucesivas  (Figuras 6 y 7). 

Entre las ciudades mencionadas, se presentan gráficas de dos casos; Caracas y Maracaibo como polos diferentes de implantación, una en un valle, en el centro norte del país y la segunda, en el occidente frente al Lago de Maracaibo. Dos ejemplos de ciudades que revelan como en unas más, otras menos, se eliminaron edificaciones civiles residenciales y de servicios o religiosas como conventos, sin pensar en absoluto que conformaban parte de esos núcleos urbanos.

Figura 6: Calle Oeste-Este 1 desde la Esquina de El Conde hacia la Catedral, Caracas. Fuente: Neun, E. (1877-1878).

Figura 7 :  Maracaibo desde el Lago. Fuente: Neun, E. (1877-1878).

Por su parte, el patrimonio del llamado periodo republicano, por demás diverso en lo temático y en lo lingüístico, es un legado amplio ya que deriva de todos los procesos de crecimiento de las ciudades, con todas sus virtudes y debilidades. Es el patrimonio del Historicismo y del Eclecticismo, del Neo-hispánico, incluso del Art Decó, de todos los “revival”, que en muchos casos se posesionaron sobre el patrimonio del periodo hispánico preexistente mutándolo, transformándolo y disfrazándolo, a través del repertorio de los lenguajes estilísticos.  Aunque es sin duda un patrimonio valioso, para algunas figuras también representa la destrucción de aquella preexistencia y el inicio de la pérdida del patrimonio edificado venezolano. 

Las acciones que Guzmán Blanco perpetró sobre las ciudades, principalmente Caracas y Valencia fueron víctima de ellas. La desaparición de iglesias y conventos, entre otros inmuebles, en pro de levantar el Palacio Federal Legislativo (Figura 8), sobre el anterior Convento de las Concepcionistas; el Ministerio de Fomento (Figura 9), en el Convento de Las Carmelitas; el Teatro Guzmán Blanco, sobre el templo y Hospital de San Pablo, el Mercado Principal, sobre el Convento de San Jacinto o el Acueducto de Macarao y su depósito de agua, sobre la ermita de El Calvario, representan algunos ejemplos. Es otra mirada que podemos dar a ese patrimonio, que sin duda lo es, pero a costa de la pérdida de otro, que no solo no se valoró; creemos que se despreció porque representaba simbólicamente la huella del imperio español al que habíamos pertenecido, visto además a finales del siglo XIX como un legado atrasado, anacrónico, casi despreciable por los gobernantes de turno que querían parecerse a otros países, ya que el nuevo referente de progreso yacía en Francia o en la Inglaterra industrial.

  Figura 8: Palacio Federal LegislativoFuente: Neun, E. (1877-1878).

Figura 9: Ministerio de Fomento, Esquina de Carmelitas. Fuente: Neunn, E. (1877-1878). 

Igual va a suceder con el patrimonio moderno, uno de los más ricos cuantitativa y cualitativamente para Venezuela, ya que devino en la expresión material del tránsito de la economía agraria a la petrolera, a costa de la continuidad del proceso de  destrucción de la preexistencia, hispánica y republicana, además en muchos casos, del patrimonio natural que conformaba los hábitats nativos en pro de extender hacia la periferia los centros poblados, transformando montañas, llanuras, fuentes hídricas, no siempre de manera armónica. A pesar de ello se gestó un patrimonio muy importante, relevante, al grado de haber alcanzado una de sus principales manifestaciones, la Ciudad Universitaria de Caracas (1942-1961), la distinción de ser incluida en la Lista de Patrimonio Mundial de UNESCO en el año 2000. 

En este caso, luego de haber considerado dos opciones, se decidió expropiar la Hacienda Ibarra, ubicada en la periferia oriental de la ciudad, para construir una nueva sede para la Universidad. El día 2 de enero de 1943 se decreta su construcción. Entre tantas haciendas de la ciudad de Caracas, la Hacienda Ibarra tenía un recorrido histórico relevante de la gesta independentista, además de sus vínculos con la producción de caña y el Ron Ibarra (Figura 10). De ella se conserva la casa del capataz y el torreón del trapiche, estructuras que conviven con el patrimonio moderno que conforma el conjunto de la Ciudad Universitaria de Caracas, tercera y actual sede de la Universidad Central de Venezuela (Figura 11).

Figura 10: Antigua Hacienda Ibarra. Fuente: Villalba, A. (2020).

Figura 11: Ciudad Universitaria de Caracas. Fuente: Gasparini, P. (1953).

No obstante, hay muchos otros bienes y no solo en Caracas, con tantos valores relevantes, dignísimos exponentes de los postulados y quehacer de la arquitectura moderna y de las influencias de las vanguardias artísticas internacionales. Obras como la reurbanización El Silencio (1939-1945), la serie de las Escuelas Repúblicas (1939-1945), diseminadas en las principales capitales de la república, el Centro Simón Bolívar (1948-1954), el conjunto paisajístico integrado por el cerro El Ávila, el Teleférico de Caracas-La Guaira y el Hotel Humboldt (1956) (Figura 12), entre otros muchos hoteles que integraron el plan de hotelería nacional a lo largo del territorio nacional, promovidos por la Corporación Nacional de Hotelería y Turismo - CONAHOTU (1953-1956), el conjunto de la Urbanización 2 de Diciembre, luego renombrada 23 de enero (1955-1957), o el Parque del Este (1961), representan ejemplos notables de las contribuciones de la  arquitectura moderna en la construcción de las ciudades del país.


Figura 12: Hotel Humboldt y Teleférico, entre la estación terminal y el hotel. Fuente: Aerial Tram & Hotel Humboldt (c. 1960).

Sin embargo, como parte del proceso modernizador, el ensanche de vías para dar accesibilidad al vehículo automotor propició la destrucción del patrimonio edilicio de los periodos precedentes con graves afectaciones a los centros históricos. En Caracas el mejor ejemplo se tiene en la apertura del eje de la avenida Bolívar concatenado con la incorporación de nuevos edificios gubernamentales en el Centro Simón Bolívar. Estas acciones fundamentadas en el Plan Metropolitano de 1938-1939, conocido como el Plan Rotival, promovió a la manera de los "Grands Travaux" de París del Barón Haussmann, la demolición de una línea de manzanas del tejido fundacional en sentido este oeste, y de edificios completos como el Hotel Majestic (Figura 13) o la mutilación parcial de otros como el Teatro Municipal (Figuras 14 y 15). 

El proceso de ensanche se extendió a otras vías paralelas y perpendiculares del tejido colonial para dar apertura a las avenidas Urdaneta y Lecuna en sentido este-oeste, o a las Fuerzas Armas y Baralt en sentido norte-sur. Estas, siguiendo la misma pauta también obligaron a la demolición de importantes edificaciones de arquitectura doméstica del periodo colonial, como fueron las casas de Don Juan de Vegas y Bertodano y de Don Felipe Llaguno y a la mutilación  de las iglesias Santa Capilla, en el caso de la avenida Urdaneta, y del Sagrado Corazón de Jesús, en el caso de la avenida Fuerzas Armadas; todos estos, nuevos ejes viales establecidos dentro del plan.

Figura 13: Hotel Majestic al fondo y teatro Municipal a la derecha. Fuente: Entre Rayas (s.f).


Figura 14: Teatro Municipal, Caracas. Fuente: Trópico Absoluto (2019).

Figura 15: Obras del Centro Simón Bolívar y demolición del atrio del Teatro Municipal. Fuente: GFV (2018).

En el interior del país un ejemplo destacado de estos procesos se tiene en la ciudad de Maracaibo. Uno de los eventos que la impactó negativamente fue el fallido plan de desarrollo urbano de 1970, que promovió la demolición de varias manzanas del sector de El Saladillo (Figura 16), dejando como legado un espacio recreativo donde se colocaron obras de arte de reconocidos artistas; a costa de la destrucción de innumerables viviendas tradicionales, de las cuales quedó una pequeña muestra en la calle Carabobo. Posteriormente el espacio se extendió a lo largo de su eje para dar paso al Paseo Ciencias, un monumental boulevard  peatonal que procuraba interconectar el centro de la ciudad con la Basílica de la Virgen de la Chiquinquirá, espacio que sería intervenido de nuevo en años recientes, con el fin de agregar en su otro extremo un recinto en forma de hemiciclo para homenajear a la Virgen de La Chiquinquirá. Es un ejemplo de la permanente mutación del espacio público, que ha solido acompañar la evolución de nuestras ciudades (Figura 17).


Figura 16: El Saladillo antes de la apertura del Paseo Ciencias. Fuente: Quintino, J (Maracaibo Histórica).

Figura 17: Paseo Ciencias. Fuente: Megaconstrucciones (s.f.).

Además de las obras notables y monumentales de arquitectura moderna, que por su carácter simbólico y magnitud tienden a ser reconocidas y en tanto más fácilmente valoradas, se entremezcla en el patrimonio de este periodo el tema residencial, tanto de escala unifamiliar como multifamiliar. Este cuantioso legado constituye la esencia clave del patrimonio moderno ya que son las piezas de construcción de la ciudad, formada a partir de numerosas urbanizaciones periféricas que dieron forma a los ensanches de todas las ciudades del país, explorando diversos tipos edilicios y patrones urbanísticos. Constituye sin duda el contingente del patrimonio moderno más amenazado, al igual que sucedió con el conjunto de obras civiles y domésticas de los periodos precedentes. En este caso, por la presión económica que ejerce el valor del suelo y de las necesidades operativas de adaptación a nuevos usos de las viviendas y demás edificaciones, luego de abandonadas por sus poblaciones originarias. Estas, debido a la falta de conciencia y aprecio por los valores que dicho patrimonio edificado representa se desplazan a otros sitios, promoviendo el fenómeno de la gentrificación. En esas casas y edificios se pusieron en práctica los postulados de la vivienda moderna, conjugados con los lenguajes de las vanguardias como el neoplasticismo, el futurismo o el expresionismo, de los cuales tenemos muestras notables en varias ciudades del país.

Y para no excluir a los tiempos recientes, desde la década de 1970 en adelante, cuando la hegemonía del petróleo forjó de Venezuela la ilusión de que la bonanza sería eterna, se levantaron importantes obras concebidas tanto por la iniciativa privada como por las diversas gestiones de la democracia, contribuyendo a enriquecer el patrimonio urbano y edilicio de las ciudades, a veces nuevamente a costa del sacrificio de obras construidas en los periodos precedentes.

Figura 18: Plaza de la Hoyada, al fondo asoma la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús. Fuente: Prodavinci (c.1980).

Emblemáticas en esta dirección fueron los fastuosas obras del conjunto urbano del Parque Central de Caracas (1970-1983), que se posó sobre el tejido y pequeñas villas de la antigua urbanización El Conde y la notable obra del Metro de Caracas (1976-1983), innegable signo de la Caracas contemporánea, avanzado, higienista, progresista, que sin embargo y a pesar de su contraparte recalificadora del espacio público de la ciudad, al perpetrar espacios peatonales como el Boulevard de Sabana Grande, el Boulevard de Catia y la Plaza de La Hoyada (Figura 18), además de la revitalización de los entornos de las preexistentes Plazas Carabobo,  Venezuela o  Altamira, entre otras, también significó el sacrificio de muchas edificaciones a su paso, generando no pocas veces conflictos y polémicas como reacción de las comunidades habitantes de tales entornos

Otro ejemplo ilustrativo lo representan las obras del Foro Libertador (1981-1983), constituido por la Biblioteca Nacional, la Corte Suprema de Justicia y la avenida Panteón (Figuras 19 y 20) para cuya construcción se demolieron numerosas manzanas del tejido urbano tradicional de las parroquias Altagracia y San José. No obstante, a pesar de estas contradicciones, el periodo, nos legó importantes obras de ingeniería y arquitectura, con repercusión dentro del panorama internacional. La Represa del Guri (1963-1976), en el estado Bolívar o el Complejo del Teatro Teresa Carreño (1973-1983), en Caracas son solo algunas de ellas. 

Figura 19: Panteón Nacional antes de la construcción del Foro Libertador. Fuente: ebay (s.f.)

Figura 20: Foro Libertador, Biblioteca Nacional y al fondo el Panteón Nacional. Fuente: Caracas, The hidden city (2013).

Conclusiones

El corolario de este recuento es exaltar que la diversidad representa una de las características y fortalezas más evidentes del patrimonio cultural de Venezuela, rasgo que no es solo producto de los aportes recientes, sino de la trayectoria histórica que el enclave geográfico que ocupa Venezuela experimentó desde tiempos ancestrales. La superposición de culturas, aunada a la escasa valoración y respeto por las preexistencias ha predominado durante todos los periodos, fomentando un proceso permanente de reinvención y refundación, anulando lo precedente. 

En el periodo prehispánico fue lugar de acogida a varias etnias, unas errantes, otras sedentarias, con raíces lingüísticas y culturales diferentes, que se fueron diseminando y adecuando a los distintos contextos geográficos, en muchos casos con enfrentamientos entre grupos y en la actualidad dispersas, unos segregados y otros entremezcladas con el resto de la población. 

Durante el periodo colonial, fuimos primero, entre 1528 y 1556, una concesión territorial otorgada en calidad de pago al grupo de los banqueros alemanes Welsares. Luego fuimos provincias itinerantes dependientes, adscritas unas a la Real Audiencia de Santo Domingo, dependiente del Virreinato de la Nueva España y otras a la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá, dependiente del Virreinato del Perú, hasta su elevación a Virreinato de Nueva Granada. No fue sino hasta 1777, cuando en tiempos de Carlos III, bajo el periodo borbónico, se fraguó geopolíticamente la unidad en el proyecto de la Capitanía General de Venezuela, integrando el territorio que poco más o menos representa en la actualidad el estado venezolano, con las pérdidas de los territorios insulares de Trinidad y Aruba, que hasta el siglo XVIII formaron parte de dicha unidad. Durante este periodo la fusión de los grupos americanos nativos con los europeos y más tarde con los procedentes de África configuraron el germen de la diversidad étnico cultural que caracteriza a Venezuela.

Durante el largo periodo republicano, Venezuela también fue receptora de nuevas oleadas migratorias de distintas partes de Europa y América. Francia, Inglaterra, Alemania o los Estados Unidos reemplazaron el foco cultural que durante el periodo colonial había representado España. Paulatinamente se fueron sumando otros contingentes, que motivados por procesos bélicos o en la búsqueda de nuevas perspectivas de vida se integraron y mezclaron, enriqueciendo el proceso de mestizaje e hibridación cultural que se extiende hasta el presente. En el periodo de entreguerras llegaron corsos, italianos, portugueses, holandeses, árabes, chinos, configurando una sociedad compleja y diversa, pero también tolerante y receptiva a tantas contribuciones culturales.

Este 18 de abril de 2021, Día Internacional de los Monumentos y Sitios, en un momento por demás complejo, lleno de incertidumbres y desafíos para todo el escenario global, sirva la fecha para la reflexión y hacer honor a la complejidad y diversidad que caracteriza a Venezuela, su gente y en consecuencia a su patrimonio cultural, un reto por preservar y conservar.

Textos: María Carlota Ibáñez y Francisco Pérez Gallego





viernes, 17 de abril de 2020

18 de abril de 2020: Día Internacional de los Monumentos y Sitios: Culturas compartidas, patrimonio compartido, responsabilidad compartida


Cada año, con motivo del Día Internacional de los Monumentos y Sitios, ICOMOS propone un tema para las celebraciones y actividades organizadas por sus Comités, miembros y socios. Este año, 2020 será dedicado al tema “Culturas compartidas, Patrimonio compartido, Responsabilidad compartida”. El lema representa una oportunidad en el caso venezolano ya que permite reconocer el carácter que su patrimonio cultural edificado tiene como resultado colectivo, forjado por los aportes de todos los grupos humanos que a lo largo de la historia se han ido sumando sobre el territorio. Su ubicación al norte de América del Sur, con frente al mar Caribe y límites con la región andina, al suroeste y con la selva amazónica, al suroeste, aportó una serie de paisajes, climas y entornos naturales, que sirvieron de base. A estos se sumaron los sujetos, de rasgos étnicos diferentes que, a través del tiempo, trajeron consigo gustos y costumbres, para imponerlos en unos casos, o fusionarlos concertadamente en otros, hasta definir el espectro misceláneo de rasgos culturales, sincrético y mestizo que en la actualidad lo caracteriza.

PERIODO PREHISPÁNICO

Los datos que se manejan sobre las primeras poblaciones que ocuparon el territorio venezolano datan de la época paleoindia, alrededor de 15.000 años a. C., procedentes de migraciones que desde el continente asiático penetraron en América a través del estrecho de Behring, por donde llegaron hasta Alaska, y de allí se dispersaron hacia Norteamérica, Centroamérica y Suramérica (Suárez, 1988). A partir de entonces el territorio se fue poblando y mezclando, estableciendo contactos con otras tribus del continente antes de 1492, dando origen a fusiones entre grupos étnicos de familias que tenían raíces lingüísticas, costumbres y formas de habitar diversas. La heterogeneidad etnográfica resultante que presentan los primitivos habitantes del actual territorio venezolano es desde su origen una determinante para considerar la heterogeneidad y mixtura de su patrimonio.

De estas han pervivido hasta el presente 34 grupos tribales clasificados en cuatro grandes familias lingüísticas: la Caribe,  que agrupa a los Akawaio, Mapoyo, Yabaraña, Yekuana, Eñepa o Panare, Pemón, Kariña y Yukpa; la Arawak, que reúne a los Arnaco, Wayuu o Guajiros, Añú o Paraujanos y los Arawak del río Negro (curripaco, guarekena, baré, piapoco y baniva); la Chibcha, que reúne a los Barí; y un cuarto grupo heterogéneo, donde se insertan los de lenguas independientes, no vinculadas con las anteriores, como los Guahíbo, los Warao o Guaraúnos, los Cuiva, los Yanomami, los Hoti y los Yaruro (Suárez, 1988).

Unos grupos eran errantes en su origen, deambulaban a través del territorio; otros sedentarios que fueron forjando sus hábitats y moldeando diversos tipos edificados; la gran mayoría sobre la tierra, aunque cercanos a fuentes hídricas; otros directamente sobre el agua como los Añú y los Waraos. Todos nos han legado, por tanto, más que un patrimonio tangible, diversas manifestaciones inmateriales que conducen a través de sus técnicas constructivas a forjar patrones morfológico-espaciales tangibles, que se repiten de generación en generación para satisfacer sus necesidades espaciales y de socializaión. Forman parte de un legado que trasciende al hecho construido, involucrando al patrimonio intangible, en manifestaciones como la cerámica, cestería, textiles, etc. En el ámbito arquitectónico los grupos aborígenes nos legaron técnicas constructivas como el bahareque y la horconadura, además de los diversos tipos de viviendas, colectivas como el “Ette” yekuana, la "Churuata” piaroa, el "Shabono" yanomami y el "bohío" barí o monofamiliares como el "Palafito" paraujano y la vivienda panare, algunas de las cuales, por los procesos de transculturización, están siendo amenazadas de desaparecer (Gasparini y Margolies, 2005).

Figura 1: Shabono Yanomami (Jürgen Escher / Adveniat, 2016)

PERIODO HISPÁNICO

El llamado periodo colonial por unos, hispánico por otros, ha sido valorado con todos los matices desde su conclusión. Fue la etapa por excelencia del mestizaje, producto de la fusión forzada entre las culturas aborígenes y las procedentes de Europa y Africa. De estas, la primera, aunque fuera dominada por España, también arrastró desde los inicios, personajes y expresiones culturales de territorios que en la actualidad integran otras naciones de Europa, producto de las dimensiones y conexiones que representaba el Sacro Imperio Romano Germánico y luego el Imperio Español, con sus virreinatos, no solo americanos, sino también europeos. Italianos como Americo Vespucio, Giacome di Castiglione, Bautista y Juan Bautista Antonelli, Miguel Roncalli, Antonio Espelius, Agustin Crame, Juan Amador Courten, dan testimonio de lo diversa que fue la etapa colonial, producto de los cambios territoriales que el imperio español fue experimentando, entre adiciones y pérdidas territoriales, además de fusiones conyugales de sus monarcas, que en sí mismas eran híbridas entre diferentes reinos de Europa.

La imposición de nuevos temas y formas de concebir el espacio para satisfacer las necesidades humanas se posesionaron sobre las preexistentes, diversificándolas de manera, unas veces traumática, otras concertada, para ir perfilando el vastísimo legado construido del periodo colonial; desde la forma de planificar ciudades, hasta las edificaciones y su equipamiento, incluidas otras tantas expresiones culturales tangibles e intangibles, que igualmente expresan el proceso de hibridación cultural. 

En cuanto a las ciudades se tienen, desde las espontáneas e irregulares más próximas a la tradición medieval como fueron los casos de Nueva Toledo de Cumaná, Santa Ana de Coro o San Pedro de La Guaira. Luego, al entrar en cintura en los preceptos de las Leyes de Indias, ordenadas reticularmente como Santiago de León de Caracas, Nueva Valencia del Rey, Santiago de Los Caballeros de Mérida, Nueva Barcelona o Nueva Segovia de Barquisimeto, cuyos nombres dan idea de la fusión y traslación no solo de trazas, marcadas por el espíritu racionalista del Renacimiento (Gasparini, 1991), sino también de los imaginarios que se buscaban evocar allende el Atlántico.

Más tarde, durante el siglo XVIII, la, aunque tímida inserción de otras maneras de concebir el espacio urbano, con la diseminación de plazas por barrios y la inserción de nuevos espacios públicos como avenidas y alamedas (Blondet, 2008), que comienzan a jerarquizar las cuadras internas y a caracterizar los bordes urbanos de ciudades como Caracas, Angostura, Cumaná y Puerto Cabello, marcando distancia respecto al patrón cuadrangular de los siglos precedentes.

Y con lo urbano, la arquitectura. A las iglesias, conventos, cabildos y casas del siglo XVI, se añaden con el tiempo escuelas de latinidad y primeras letras, hospitales generales y lazaretos, universidades sobre los otrora conventos y por supuesto, un amplio espectro de tipos de fortalezas militares, desde castillos abaluartados y fortines, a baterías y hornabeques, además de las icónicas casas y factorías de la Real Compañía Guipuzcoana, que encarnaban otros aires culturales, diversos de los andaluces y extremeños de los primeros tiempos coloniales.

Pero, además del mestizaje forjado entre aborígenes y europeos, más que españoles, la ulterior fusión también forzada de la raza procedente del África, bajo los mecanismos del esclavismo, desde el siglo XVI vino, no obstante, a enriquecer y matizar aún más la hibridación cultural en ciernes, manifestándose en diversas expresiones del patrimonio cultural. Los afrodescendientes que arribaron a Venezuela, que procedían mayoritariamente de la costa del Golfo de Guinea, de la Costa de Oro y Benin y otra parte de la región del Congo-Angola (Pollak Eltz, 1972), trajeron costumbres y tradiciones que se debieron adecuar a lo encontrado, fusionándose hasta crear a su vez “una cultura nueva, original, basándose en raíces africanas, europeas e indígenas” (Pollak Eltz, 1972). En el patrimonio construido se manifestó en las cumbes, palenques, quilombos y cimarroneras, ámbitos donde recreaban en patios y corrales urbanos o en las tierras de las haciendas, los espacios tribales de sus lugares de origen. Así, en el ámbito de lo construido portan consigo formas de construir con tierra, que sumadas a las hispanas e indígenas terminaron de diversificar el panorama de opciones constructivas.

Figura 2: Castillo San Felipe, Puerto Cabello (Rousselon, s.f.)

PERIODO REPUBLICANO

Alcanzada la independencia, la republica intenta justamente salir del letargo y la crisis a partir de establecer contactos con otros estados y naciones para promover el desarrollo. Amparados en el espíritu del Romanticismo del siglo XIX y la consolidación de Inglaterra y Francia como referentes del mundo occidental en lo industrial y cultural, los dirigentes apuntan a estos países como modelos para la recuperación económica, luego de las guerras de independencia y las guerras intestinas.

Mediante convenios, tratados, contratos, concesiones y la fundación de ciudades-colonias, se produce una nueva licuefacción cultural. Franceses, ingleses, alemanes, italianos, corsos y árabes son algunos de los contingentes migratorios que siguen alimentando el proceso de hibridación cultural, venidos como factores o agentes de las casas comerciales, emisarios diplomáticos, expertos en asuntos limítrofes, por intereses científicos o inspiraciones artísticas. En ello tendría peso sustancial la predilección gala que marcara todas las acciones políticas de Antonio Guzmán Blanco, diseminando el gusto francófilo como referente cultural. Este traspasó el escenario urbano arquitectónico para impregnar la moda en todos sus ámbitos; el vestuario, los perfumes, la gastronomía, las diversiones. En el campo de la Arquitectura se insertan primero el neoclasicismo, seguido de otros historicismos como el neogótico o el neobarroco y luego el eclecticismo, dado campo abierto a seguir experimentando trasvases y fusiones culturales en todas las ciudades.

Un ejemplo notable se tiene en la singular solución del Palacio Federal Legislativo (1872-1877), donde la arquitectura historicista de ascendentes franceses, neoclásico al sur y neobarroco al norte se yuxtaponen a la composición de cuerpos en torno a un patio central de evocación colonial.  Las reminscencias de la Madelaine, Saint-Sulpice o la Sainte-Chapelle en las iglesias caraqueñas de Antímano (c. 1772), Santa Ana-Santa Teresa (1877-1881) y Santa Capilla (1883-1892) respectivamente, son otros ejemplos de estos trasvases culturales. 

En otros casos la traslación se manifiesta como una isla a nivel urbano territorial, como podemos valorar en la experiencia de las colonias agrícolas de la villa escocesa El Topo (1825-1827), en el Topo de Tacagua (Rheinheimer Key, 1986), la germánica Colonia Tovar (1843), en el corazón del estado Aragua (Zawisza, 1980), o la colonia Araira (1874-1900), primero francesa y luego italiana, en las proximidades de Guatire (Troconis de Veracoechea, 1996).

Figura 3: Patio Palacio Federal Legislativo (FreeRene, 2012)

PERIODO ENTRE DICTADURAS, DE GÓMEZ A PÉREZ JIMÉNEZ 

Las circunstancias mundiales producto de la Primera Guerra Mundial y el inicio de la explotación petrolera en el contexto nacional, sirvieron de marco y detonante de nuevas oleadas migratorias, algunas flotantes o transitorias, otras permanentes. Así se añaden a los contingentes europeos precedentes, primeramente la influencia de los Estados Unidos de Norteamérica, Inglaterra y Holanda, que llegan a través de los agentes y técnicos de las corporaciones petroleras y, al término de la Guerra Civil española en 1939 y de la Segunda Guerra Mundial en 1945 nuevas oleadas de europeos, principalmente españoles, italianos y portugueses, que portan consigo el saber de los  oficios y sus costumbres de vida; gastronómicas, artesanales, folclóricas, etc., introduciéndose paulatinamente hasta casi fusionarse con las costumbres identitarias precedentes. 

Unos traen con sus familias el “American Way of Life” que promueve el desarrollo de los campos petroleros, autopistas, urbanizaciones y usos afines tales como los edificios corporativos, tiendas por departamentos, supermercados, cinemas, clubes sociales, de golf, campos de beisbol, entre otros; temas que se van posando sobre las ciudades otrora coloniales. Otros con sus oficios desarrollan múltiples actividades que se integran en la sociedad hasta hacerse cotidianas; panaderías, pizzerías, restaurantes, constructoras. Poco a poco se van desdibujando las ciudades de los techos rojos que habían pervivido hasta las dos primeras décadas del siglo, para ver surgir torres de diversos tipos y lenguajes, en las manzanas céntricas y urbanismos de quintas en las periferias, que progresivamente se iban ensanchando.

A pesar de los cambios que produjeron, en muchos casos con la pérdida irreversible del patrimonio edificado de las etapas anteriores, se fue construyendo otro asimismo valioso, aunque lamentablemente a costa del sacrificio del precedente, por la escasa valoración que propios y ajenos le prestaron. Se configuró la imagen de un país próspero y moderno ante los ojos del mundo, que sumaba aportes innovadores de otras culturas a los ya existentes. Arriban nuevos lenguajes, unos anclados en el rescate de las tradiciones como el neohispánico, con sus variantes neocolonial, neo-vasco, neo-andaluz, etc.; otros versados en el espíritu de la máquina, desde reinterpretaciones locales del art decó, el yate style, el neoplasticismo, el expresionismo alemán o el international style, entre otros. Comienzan a aglutinarse en diversos sectores de las ciudades, tornándolas más complejas y heterogéneas, haciendo de ellas verdaderas "Ciudad Collage", en algunos sectores de manera armónica y unitaria, en otros de forma contrastante.

Así Venezuela llega, entre 1909 y 1958, a devenir en mostrario de obras proyectadas tanto por arquitectos nacionales como extranjeros; de los cuales algunos terminarán residiendo, proyectando y construyendo lo mejor de su trayectoria en Venezuela. Nombres como Manuel Mujica Millán, José Miguel Galia, Julio Volante, Arthur Kahn, Klaus Heufer, Federico Beckhoff, Dirk Bornhorst, Jan Gorecki o Graziano Gasparini se suman a los de otros arquitectos extranjeros de amplia trayectoria internacional que son convocados puntualmente para contribuir en la construcción de la Venezuela moderna, quienes solos o formando equipos con proyectistas venezolanos configuraron una de las más promisorias etapas de la arquitectura del siglo XX en América Latina (Martín Frechilla, 1994).

Figura 4: Hotel Avila (Caracas Ven y Descubrela, s.f.)


El amplio listado de temas gubernamentales, civiles y domésticos, aunados a la evolución de los lenguajes arquitectónicos de entre guerras, con los matices regionales que cada contexto le dio, van a encontrar campo fértil en Venezuela. Nacen urbanizaciones y villas neocoloniales (1928-1945), como las proyectadas por Manuel Mujica Millán y el mismo Carlos Raúl Villanueva. Edificios residenciales neovascos como Donosti (1949) y Gastizar (1950), por Miguel Salvador Cordón. Grupos escolares neocoloniales y modernos (1940-1945) por Luis Malaussena y Javier Yárnoz. Campos petroleros como Judibana (1948), por Skidmore, Owings and Merrill. Sedes corporativas como la Mobil (1946-1950) por Don Hatch, la Creole Petroleum Corporation (1947-1955), por Lathrop Douglass o la Royal Dutch Shell (1950), por Clarence Badgeley & Charles Bradbury. (Villota, 2018). Edificaciones hoteleras como el Ávila (1939-1942), por Wallace Kirkman Harrison y André Fouilhoux, o el Tamanaco (1953), por Holabird, Root & Burgee, con Guinand van der Valls. Edificios de oficinas privadas como el Phelps (1944) y el Gran Sabana (1945), por Clifford Charles Wendehack (Pérez Gallego, 2017); Cines como el Hollywood (1939), Rialto (1940) y Las Acacias (1945) y sedes bancarias como el Unión (1945), Caracas (1951), Mercantil y Agrícola (1952-1953), Venezolano de Crédito (1952-1953) y Maracaibo (1955), por Rafael Bergamín (González Casas y Vicente Garrido, 2010) o villas modernas como las de Gio Ponti, Antonio Lombardini o Richard Neutra.

A estos se suman proyectos no construidos como el Museo de Arte Moderno de Caracas (1955), por Oscar Niemeyer y el Centro Profesional La Parábola (1956), contratado a Rino Levi, que también constituyen testimonios de los influjos que se movieron en esta época y fueron forjando cambios vitales en las ciudades, al comienzo armónicos o concertados, luego más drásticos, en paralelo a muchas otras obras de los arquitectos nacionales.

Obra magna de esta época, que representa el trabajo mancomunado de profesionales, artistas y obreros, nacionales y extranjeros, es sin lugar a dudas el conjunto de la Ciudad Universitaria de Caracas, (1939-1958), bajo proyecto y coordinación del arquitecto Carlos Raúl Villanueva, con la participación de Gorka Dorronsoro, Juan Pedro Posani y Arthur Khan, entre otros, en el área de Arquitectura y de Juan Otaola en la Ingeniería. El proyecto de Síntesis de las Artes desarrollado en paralelo a través de sus espacios, le permitió a Villanueva involucrar a artistas venezolanos como Alejandro Otero, Oswaldo Vigas, Baltasar Lobo o Alirio Oramas, e internacionales de fama mundial como Alexander Cálder, Jean Arp, Victor Vasarely o Fernand Leger, concretando un conjunto integral cuya excepcionalidad como obra del genio creador humano, le valió su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de Unesco en el año 2000 (Jaua y Marín, 2009). 

Figura 5: Aula Magna de la Ciudad Universitaria de Caracas (La Cuadra Universitaria UCV, s.f.)

PERIODO CONTEMPORÁNEO 

El periodo contemporáneo, más próximo, pero no por ello menos prolífico, siguió abonando la llegada de nuevos grupos migratorios, particularmente entre los años 1973 y 1978, cuando durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez se abrieron las puertas a la migración; en este caso de los países hermanos latinoamericanos como Colombia, Perú y Ecuador, además de Argentina, Uruguay y Chile procedentes del cono sur, que subyugados por férreas dictaduras militares impulsaban a sus conciudadanos a emprender caminos a otros rumbos, entre ellos a Venezuela, donde no solo encontraron habitar sino también desarrollarse en el campo laboral.

El área de la construcción fue particularmente receptora de mano de obra calificada para las obras, pero también se sumaron profesionales que no solo llegaron a ejercer en las áreas del diseño, la arquitectura y la ingeniería, contribuyendo también en el ámbito académico. Es una etapa dominada por distintas expresiones del Brutalismo en la arquitectura, que en la "Venezuela en construcción", se manifestó en espléndidas y racionales obras de concreto armado en obra limpia. 

Ejemplos significativos de esta fase, donde nuevamente se manifiesta la participación extranjera, tanto en la dotación tecnológica, como en la asesoría constructiva, tenemos en las obras del Metro de Caracas (1963-1983), cuyos proyectos iniciales corrieron bajo la asesoría de la firma Parsons, Brinckerhoff, Quade & Douglas de Nueva York y Alan Voorhees de Washington D. C., con el aporte del arquitecto Max Pedemonte, en la integración peatonal urbana y de las obras de arte en la arquitectura de las estaciones de las líneas 1 y 2. Desde el punto de vista técnico fue cardinal la influencia de los franceses, quienes no solo aportan el equipamiento de trenes, sino también la tecnología electrónica.

Otras obras de este periodo donde se involucran profesionales extranjeros, aunque formando equipo con los nacionales es el magno complejo de Parque Central (1970-1983), bajo la gerencia de construcción de la constructora Delpre C.A., a cargo del ingeniero Enrique Delfino, con proyecto arquitectónico de Enrique Siso y Daniel Fernández Shaw y la participación de los ingenieros Mario Paparoni y Serhiy Holoma (Council on tall Buildings and Urban Habitat 2012. (2012, julio 9). Otras obras como el Centro Banaven (1978) de Enrique Gómez, Carlos Eduardo Gómez y Jorge Landis, tuvieron la participación de la oficina Johnson & Burgee de New York, sirviendo también como ejemplo de la participación de profesionales extranjeros en esta etapa.

Importante sería también de señalar la inmensa inversión realizada en carreteras y autopistas, además de represas, centrales hidroeléctricas y refinerías, en las que tuvo especial participación en labores de cálculo, construcción y supervisión la empresa ítalo-venezolana Venezolana de Inversiones y Construcciones Clerico, C.A. VINCCLER, C.A. formada por Giacomo Clerico Bertola y Fedele Clerico Bertola, continuada por Juan Francisco Clerico (Vinccler C.A., 2010), actores fundamentales de obras como la Represa Raúl Leoni (1970-1990), el conjunto de Aislamiento de efluentes mercuriales del Complejo Petroquímico Morón (1988) o la Ampliación de la Refinería El Palito (1970).

Figura 6: Represa Raúl Leoni (Megaconstrucciones, s.f.). 

CONCLUSIONES

Para cerrar, podemos citar a Calvo (2007) cuando plantea que “la permanente hibridación que se ha dado en el ámbito latinoamericano de ideas, razas y culturas, amén de las variables geográficas signadas por la inmensidad y la desmesura, permite dotar a sus respectivos componentes de particularidades que están basadas fundamentalmente en la diversidad. El fenómeno de la metropolización, notable y dramático en esta parte del mundo, junto a las constantes migraciones de contingentes humanos del campo a la ciudad o de zonas pobres a zonas aparentemente ricas, ha trastocado los discursos tradicionales que sobre la identidad se han producido en su seno, permitiendo localizarla de otra forma en otros componentes o culturas producto de esas mismas circunstancias contemporáneas” (Calvo, 2007, p. 75).

Luego de esta visión retrospectiva, no queda más que agregar que en Venezuela, el patrimonio cultural y en especial el edificado, puede considerarse un producto colectivo, sin complejos identitarios, donde se han sumado para su concepción intelectual y construcción, venezolanos y extranjeros a través del tiempo, siendo por tanto receptor de múltiples influencias culturales y por tanto expresión del carácter híbrido o diverso que caracteriza a la sociedad venezolana y en consecuencia a todas sus expresiones culturales, incluida en estas la Arquitectura.

De allí que en este Día de Los Monumentos y Sitios del 2020, dedicado al tema “Culturas compartidas, Patrimonio compartido, Responsabilidad compartida” tan particular para todo el mundo, dadas las circunstancias  globales actuales y en el caso de Venezuela, que de  país receptor de inmigrantes ha pasado a ser emigrante, hacemos un llamado a la reflexión en pro de la valoración y conservación  de ese legado, en virtud de su carácter diverso, producto de las huellas que desde tiempos milenarios, los múltiples contingentes migratorios fueron trazando sobre el territorio en pro de forjar un patrimonio, construido por todos y para todos. 

FUENTES CONSULTADAS 

BLONDET, J.E. (2008). "A la sombra de la Alameda". Revista de Indias, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Vol. LXVIII, No. 244, pp. 69-84.

CALVO ALBIZU, A. (2007). Venezuela y el problema de su identidad arquitectónica. Caracas: Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, Universidad Central de Venezuela.

COUNCIL ON TALL BUILDINGS AND URBAN HABITAT 2012. (2012, julio 9). “Parque Central Torre Officinas I y II¨. En The Sky Scraper Center. The Global tall building database of the CTBUH. Disponible en http://www.skyscrapercenter.com/building.php?building_id=1229. Consultado el 17 de abril de 2020.

GASPARINI, G. (1991). Formación urbana de Venezuela: siglo XVI. Caracas: Armitano.

GASPARINI, G. y MARGOLIES, L. (2005). Arquitectura indígena de Venezuela. Caracas: Editorial Arte.

GONZÁLEZ, L. y VICENTE, H. (2010). “Mundos que se desvanecen: el exilio arquitectónico español en Venezuela”. En XIV Encuentro de Latinoamericanistas Españoles: Congreso Internacional, Sep 2010. Santiago de Compostela, pp.832-851.

JAUA, M.F. y MARIN, A. M. (2009). Ciudad Universitaria de Caracas Construcción de la utopía moderna. Caracas: Fundación Centro de Arquitectura - Centro de Arte La Estancia PDVSA.

MARTÍN FRECHILLA, J. J. (1994). Planes, planos y proyectos para Venezuela: 1908-1958 (Apuntes para una historia de la construcción del país). Caracas: Universidad Central de Venezuela.

PEREZ GALLEGO, F (2017). Clifford Charles Wendehack: Transferencias del “American Way Of Life” en Memorias Trienal de Investigación 2017. Caracas: Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Central de Venezuela.

POLLAK ELTZ, A. (1988). “Procedencia de los esclavos negros traídos a Venezuela”. En: Vestigios africanos en la cultura del pueblo venezolano. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, Instituto de investigaciones Históricas, 1972, pp. 23-32.

RHEINHEIMER KEY, H. (1986). Topo: historia de la colonia escocesa en las cercanías de Caracas, 1825-1827. Caracas: Oscar Todtmann Editores.

SUÁREZ, M.M. (1988). “Aborígenes”. En Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar.

TROCONIS DE VERACOECHEA, E. (1996). Araira: una colonia agrícola en el estado Miranda. 1874-1900. Los Teques: Biblioteca de autores y temas mirandinos.

VILLOTA, J. (2018). Edificios de oficinas en Caracas: eslabones perdidos en la historia de la arquitectura corporativa norteamericana. Caracas: Fundación Espacio, Archivo de Fotografía Urbana y CCScity450.

VINCCLER CA. (2010). Quienes somos [Brochure]. Caracas: autor

ZAWISZA, L. (1980). Colonia Tovar: tierra venezolana. Caracas: Centro de Investigaciones Históricas y Estéticas, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Central de Venezuela.